domingo, 8 de mayo de 2011

MANNY: APENAS UNA VICTORIA



FUE EL TRAVIESO Arce quien salvó la noche, al vencer en el último asalto a Wilfredo Vázquez Jr. El padre del hasta ese momento campeón, lanzó una botella al ring (parece que se olvidó la toalla) mientras que Tutico Zabala, su promotor o apoderado, entraba al ring para detener el combate. Arce había sufrido una tremenda caíd en el cuarto, pero -fiel a su noble raza de peleador de casta- siguió en la brega y se llevó a corona.


Y PACQUIAO? Ganó, es cierto. Y provocó un pico de emoción cuando derribó a Sugar Mosley en el tercer asalto. Fue un momento espectacular en el MGM Grand -que lució como en sus mejores noches con 16.412 espectadores-, porque pareció que la pelea se terminaba. No fue así. Mosley se levantó y continuó tal cual como había comenzado: haciendo una pelea "segura", a la distancia, amenazando siempre con la derecha y evitando todo roce. De hecho, prácticamente no hubo acciones netas en la corta distancia. Pacquiao, muy tranquilo (sólo se enojó un poco al final, cuando Mosley le conectó alguna mano) siguió persiguiendo en línea recta al rival. Se lo vio veloz como siempre, sí, pero los que esperábamos un choque áspero, o los que imaginábamos una victoria categórica, nos quedamos con las ganas. Estuvo en juego el título welter de la OMB, y el fallo fue unánime y amplio, como correspondia. Mosley cumplió su principal objetivo: terminó de pie. Pacquiao se llevó 20 millones de dólares y Mosley 5 millones. 

EL MEXICANO ARCE tras su victoria sobre Vázquez, logró el campeonato supergallo de la OMB. Y leemos por ahì que el padre del puertorriqueño le tirò la botella a Joe Cortéz para que el referí detuviese el combate, luego de que se lo pidieran insistentemente. Al parecer, por esos pagos no entienden que también se puede abandonar una pelea y que además de una botella se puede tirar la toalla o simplemente, invadir el ring. Sumamos la reapariciòn de Kelly Pavlik, quien tras haber estado internado en una clínica para zafar del alcoholismo, le ganó a Alfonso López.
Así pasó una noche más en el MGM Grand, en donde, por suerte, peleó El Travieso Arce: él salvó  el espectáculo con su garra, su empuje y su corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada