miércoles, 14 de septiembre de 2011

EN EL DIA DEL BOXEADOR


La Pelea del Siglo por Saul Bellows

LUIS ANGEL FIRPO cayó ante Jack Dempsey un 14 de septiembre de 1923 en el Poo Grounds y ante 80 mil personas. Se sabe: Firpo lanzó fuera del ring al campeón mundial de los pesados. Y, aunque luego el promotor se encargó de cortar prolijamente la pelea para que no se conociese el tiempo real, se pudo comprobar, a través de la investigación del periodista argentino Horacio Estol, que Dempsey había estado fuera del ring por 14 segundos, o sea que debió haber perdido la pelea –y el campeonato- por nocaut.
Pero se volvió a subir al ring y luego derribó a Firpo hasta ponerlo nocaut, como 9 veces en total. “Estaba tan mareado que sobre el ring yo veía como a tres Firpos”, dijo luego el Gran Jack. “Sí, ¡Lástima que siempre me pegaba a mi y no a los otros!”, afirmó El Toro Salvaje de Las Pampas, que murió rico y estanciero. Y, además, y por sobre todas las cosas, murió lleno de gloria, ya que todavía hoy, se considera a esa pelea la más dramática que se haya realizado en la historia del boxeo neoyorquino.
Así que hoy es el día del boxeador...
BOXEADOR... que no siempre recibe el dinero que realmente le hubieran pagado...
BOXEADOR... que no siempre sabe defender sus derechos con la misma fuerza con que se defiende en un ring...
BOXEADOR... capaz de partir su pan y compartirlo con su futuro adversario...
BOXEADOR... que no siempre puede evitar que los golpes de la vida sean peores que los del ring...
BOXEADOR... del que muchos, como aves de rapiña insaciables, tratan de vivir...
BOXEADOR... que carente de afectos, suele subirse a cualquier tren que le ofrezca algo de cariño...
BOXEADOR... que no siempre sabe distinguir a los amigos verdaderos de los otros...
BOXEADOR... que lucha para salir de un presente carente de afectos para llegar a algo más...
BOXEADOR... que busca el reconocimiento y el respeto. Sobre todo, respeto.
BOXEADOR... que a veces confunde dinero con riqueza y confort con buena vida...
BOXEADOR... salud, en tu día, amigo.

CARLOS IRUSTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada