miércoles, 25 de enero de 2012

QUERÍAMOS TANTO A THE RING...

Pacquiao en la tapa, mención para Maravilla
EN SEPTIEMBRE PASADO, la histórica revista THE RING sufrió una despedida en masa, incluyendo a su Editor en Jefe, Nigel Collins. Junto con él, fueron dejados sin trabajo los redactores más importantes del staff. Entre otros, Ivan G. Goldman, Joseph Santoliquito y varios más, algunos de los cuales no fueron notificados directamente.
¿Razones? Entre otras, la revista se mudaría, como se mudó, de la Costa Este a la Costa Oeste, a Los Angeles, bajo la dirección, al menos por ahora de Michael Rosenthal. Hace muy poco apareció un número especial para conmemorar los 90 años de vida de esta revista.

Este periodista contribuyó durante muchos años con THE RING; especialmente en los 80, con la aparición en el mercado norteamericano, de Juan Domingo Roldán. Supimos tener una gran relación -que aún mantenemos, por cierto-, con otro de sus grandes editores, STEVE FARHOOD. Luego vino Nigel Collins. Últimamente, con un relanzamiento más ágil de la edición, comentamos varias peleas de campeonato mundial efectuadas en la Argentina, con fotos de Ramón Cairo.

Oscar de La Hoya, a cargo de Golden Boy Promotions, compró la revista en el 2007. Según escribió Ivan G. Goldman en un largo artículo, publicado por Columbia Journalism Review en estos días, “Esa compra fue un conflicto de intereses. Aunque Oscar dijo que la revista operaría con “total independencia o influencia alguna de mi o de otros de Golden Boy Promotions sobre su dirección editorial o contenido”.

Según el artículo de Goldman, la cosa estalló en septiembre pasado, luego de cuatro años “de tensión entre los periodistas y editores, incluyendo colaboradores. Así, la redacción fue mudada del suburbio Blue Bell de Filadelfia, a Los Angeles, mientras que Michael Rosenthal y Douglass Fischer, que estaban a cargo de la página web, que se había convertido en una página de propaganda de Golden Boy, pasaron a dirigir la revista”

El tema de la “independencia periodística” es muy relativo. En nuestro medio, más de un periodista ha trabajado o trabaja para un promotor, haciendo lo que se dice “la prensa”. De hecho, también ocurre con colegas y la Federación Argentina. Eso no quita –se entiende- de que pueda haber, a pesar de todo, independencia de criterios y de opiniones. Este mismo periodista es hombre del Luna Park en la parte de acreditaciones y de la Organización Mundial de Boxeo en el área de OMB Latino.

Más allá de todas las opiniones, este periodista, luego de tantos años de estar vinculado a THE RING siente, al menos, la obligación de enviarle un abrazo a NIGEL COLLINS y a expresarle su solidaridad tanto a él como a todos los colegas. THE RING es una parte de nuestras vidas y de nuestras infancias. Era la revista que uno esperaba para ver fotos y tratar de entender el inglés, buscando en sus rankings a algún argentino que apareciera por allí. THE RING, como tantas publicaciones, ha vivido muchos momentos difíciles y controvertidos (esto no es una novedad) pero logró convertirse en una marca registrada. Que hoy esté bajo otros directivos y que haya cambiado radicalmente su enfoque y hasta parte de su diseño, no puede dejar de ser una noticia para nosotros, toda vez que, humildemente, editamos nuestra propia revista, RING SIDE, que en este 2012 cumplirá -más allá de algún pajarraco de mal agüero que pronosticaba desastres con aires de sabio-, 17 años de vida.

Editar una revista no es fácil. Si se fijan, la mayoría de los auspiciantes, salvo la Organización Mundial de Boxeo, no son exactamente del riñón de esta actividad. Ninguno de los grandes promotores de nuestro medio ni la Federación Argentina de Box hacen publicidad alguna en nuestras páginas, lo cual no deja de darnos independencia de criterios, aún cuando no faltan los que dicen lo contrario.

THE RING, una institución, está pasando un difícil momento. No podíamos dejar de reflejarlo y enviar, a la distancia, un abrazo a tantos queridos y antiguos colegas.

CARLOS IRUSTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada