domingo, 11 de diciembre de 2011

LAMONT PETERSON, SORPRESA EN WASHINGTON

Person, flamante campeón. ¿Y ahora?
Y USTED, QUE OPINA? Nosotros – como usted – la sguimos a través de Combate Space, con los relatos y comentarios de Juan Larena y Marcelo González. Sentimos, cuando todo hubo terminado, que se podía venir un fallo adverso para Amir Khan. ¿Adverso pero localista? Es todo cuestión de matices. Porque Lamont Peterson arrancó con dos puntos en contra en el primer asalto, tras una caída que, por lo menos, debería considerarse dudosa, porque hubo más empujón que golpe. Después de todo, el referí Joe Cooper hizo cosas peores a lo largo del encuentro, celebrado en Washington D.C.
Khan, con una notable y llamativa velocidad, superó a Peterson hasta el tercero, cuarto round. De ahí en más, cambió la actitud del local. Y, en base a tremendas derechas abiertas, muchas de ellas efectivas aún a través de la cerrada guardia del inglés, comenzó a dominar las acciones, haciendo retroceder a su rival. Por momentos, recordamos el tremendo asedio que le imprimió El Chino Maidana a Khan. Y, si allá por el décimo, cuando parecía que lo noqueaba, no dio el paso atrás, en este caso Peterson presionó a lo largo de los últimos rounds, pero le dio algunos respiros a Khan, que lograba llegar por ráfagas.
El referí se pasó toda la noche gritando. Según Larena, a veces decía “Siga, siga” o algo parecido, pero hace rato que no escuchamos a un árbitro que, además de gritar tanto, intervenga siempre mal, o no intervenga.
A Khan le bajó dos puntos, y estos fueron puntos de oro para Peterson. Más allá de que Khan se quejó de que el esperaba una “pelea limpia” (habló como si fuera el más limpio de los boxeadores) lo cierto es que Khan empujó, cabeceó, palanqueó al rival hacia abajo y, finalmente, en los últimos rounds, terminó escapando por todo el ring.
La gente de Khan se quejó ácidamente del fallo y pidió revancha inmediata. “Por eso no hay boxeo en Washington D.C. desde hace 18 años”, dijo Khan, como si solamente en Washington pasaran estas cosas: a pelea cerrada, gana el local.
Y esta fue una pelea cerrada, muy áspera, muy cambiante, de altísimo nivel emocional, con pasajes espectaculares. Pero para nosotros, repetimos, había una ventaja para Peterson por todo el empuje y la presión que le puso al encuentro en los tramos finales.
Valerie Dorsett y George Hill tenían 113-112 para el ganador (sin los dos puntos de descuento, ganaba Khan) y el restante, Nelson Vázquez, 115-110 para Khan (lo cual nos parece bastante exagerado, porque si le sumamos los dos puntos, ¡Había 7 para el inglés!)
Peterson terminó el combate lastimado –sufrió mucho su ojo derecho desde el segundo asalto- y ahora, con 30-1-1 y 15 KO, a los 27, dijo que no habrá problema en una revancha.
Kyhan suma 26-2, 18 KO y, no hace falta decirlo, quiere pelear el desquite lo antes posible.
Dos temas, para el final: este resultado (uno de los más sorpresivos del año) altera el cuadro. Khan, Maidana, Alexander y todo el grupo se meterán a pelear entre sí en peso welter, ya que dicen que HBO haría combatir al ganador de todos contra todos frente a Floyd Mayweather. Ahora, se suma Peterson, claro, y Khan primero deberá ganarle el desquite.
Otro tema: El Chino Maidana. Peterson le había ganado a Víctor Ortiz cuando pelearon en Las Vegas, a pesar de caer dos veces. Peterson lo hizo sufrir a Khan más de la cuenta. Ortiz perdió por paliza ante Maidana (quien a su vez también anduvo visitando la lona, no olvidar) y Khan recibió serio castigo ante el santafecino, que ahora se prepara para enfrentar a Devon Alexander el 28 de febrero.
La casualidad no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada